Life & Style Carta abierta al cielo y una promesa de ser feliz

    Carta abierta al cielo y una promesa de ser feliz

    1529
    0

    Siguiendo con los post en la sección lifestyle de esta revista, que es el reflejo de lo que me pasa y también de lo que le puede pasar a cualquier persona `normal´… Quiero abrir hoy un montón de mensajes que me gustaría enviar al cielo.

    Tras el dolor intenso e insufrible de perder al ser amado, pueden esconderse muchas cosas, muchos mensajes ocultos, muchos “berenjenales”…

    Los sueños suelen ayudar y yo cada vez que te sueño, puedo levantarme un poco más arropada, es como si tu corazón estuviera frío y te ponen una mantita, así me siento.

    Una de las lecciones que me dejó tu partida es la de preocuparse menos por las cosas más insignificantes como el dinero, los horarios, el estrés.. Y valorar más cosas como un apretón de manos, un abrazo o una mirada coqueta.

     

    Cuando tienes una pareja  se suele convertir en “tu persona”, aquella a la que te entregas en cuerpo y alma, de la cual aceptas todo, que te gusta todo, que sufres lo que ella sufre, y gozas lo que ella goza.

    Recuerdo un día en concreto, en que me hice unas trenzas muy apretadas en la peluquería. Al cabo de unas horas no soportaba más el dolor… Casi lloraba quejándome de que aquellas trenzas me hacían mucho mucho daño… Pero me gustaban mucho, estaba yo muy “mona” y no me las quería quitar…

    Recuerdo tu cara, tenías profunda tristeza y podría jurar que había agüita en tus ojos… Me dijiste que aunque yo no quiera, me desharías tu mismo las trenzas, porque ” no puedo verte sufrir, te lo juro nena”…

    El caso no eran las dichosas trenzas, el caso era que ese día me di cuenta de lo mucho que me querías, imagínate lo que lograron las “dichosas trenzas”, una seguridad del corazón de que tú me querías y no soportarías verme sufrir nunca.

    Ayer, una persona de confianza me dijo: “No llores más… porque no lo dejarás descansar”… Yo me enfadé, como siempre, pensando que “no me entienden”.

    ¡Pero la que no entiende soy yo! Y te explico por qué…

    Creo que si estás en aquel cielo que yo imagino, y tienes una especie de televisor para ver a tus seres queridos, y me vieses llorando, tendrías muchísima frustración de que lo esté pasando mal por tí. Tú, que amabas sonreir, y que amabas que yo sonria..

    Fue breve tu paso por mi vida, pero sabe Dios como la has podido cambiar…

    Por eso hoy, un día después de tu 32 cumpleaños, y 3 meses después de tu partida. Te regalo mi sonrisa.

    20151216_185208

     

    Y de aquí en adelante.. buscaré ser feliz.

    @gabbyrucci