Life & Style LA VIDA DE MÍA ? Capítulo 1

LA VIDA DE MÍA ? Capítulo 1

545
0

Mía era brillante, su cuerpo esbelto y piernas largas, melena castaña con mechones rubios y ojos color miel no pasaban desapercibidos nunca  allá por donde pasaba.

El miércoles era su día especial, por fin iba a tener la entrevista que tanto deseaba, en la empresa de moda más importante de su ciudad.

Mía se había preparado durante días, lista para comerse el mundo en ese nuevo puesto en el que se iba a sentir completa. ¡Por fin iba a conseguirlo!

El trabajo que siempre soñó. Responsable del área de Marketing de moda.

Cuando se acercó al jefe de Recursos Humanos, él le miró de pies a cabeza, obviamente se dio cuenta de que era una mujer impresionantemente guapa, pero aún así guardó las formas y empezó a entrevistarle.

Mía estaba muy segura, hizo su entrevista en inglés y en español sin problema, puso en práctica todas las clases que su profesora de «Técnicas de negociación» le había enseñado y brilló, como siempre.

Ella salió de esa oficina muy feliz, sabía que aunque no la cojan, tendría esa satisfacción de que hizo todo lo mejor posible.

Por la tarde quedó con una su amiga Jessica para comer, le contó lo bien que había ido la entrevista y además le comentó que Robert, su rollo del verano se marchaba de nuevo a Inglaterra, y ella se quedaba sola, por enésima vez.

-«¿Qué pasa con las relaciones hoy en día?» Le dijo. No logro conseguir amor, me siento feliz con mi vida profesional, he acabado mi Master por fin y estoy a punto de entrar al mercado laboral brillando. Sin embargo siento que la vida no es completa sin amor.

Jessica, que era una fiestera empedernida le dijo:

«Tía no te rayes más» ya llegará el indicado y de mientras podemos disfrutar del equivocado. «Salud por eso»

Rieron y siguieron con su charla:

– ¿Has visto que Angélica se ha echado novio?

– Sí, pero es muy mayor para ella no? No me mola nada.

– No seas mala tía,  ¿Ella está feliz y es lo importante no?

– Sí, pero hay algo en él que no me gusta, no se si es su mirada, la dentadura postiza o el bastón que lleva.. jajaja

– Mala, eres malísima, pero me encantas. ¡Bruja!

Salieron del restaurante y se dirigieron a chafardear las tiendas.

Mirar escaparates era el pasatiempo favorito de Mía mientras por dentro estaba esperando la respuesta de la entrevista.

¡Uff! Mira la hora que es, llego tarde a la clase de baile. Me voy pitando. ¿Nos vemos el finde?

– Sí, ya nos vamos hablando. Te quiero, cuidate.

Mía se fue a su escuela de baile, le gustaba la danza contemporánea porque así podía expresar sus sentimientos bailando, y a la vez quemaba calorías.

«Qué difícil es hoy en día dedicarse a algo»; Pensaba. No me dan las horas para hacer todo lo que quiero.

Mía vivía en un barrio modesto de la ciudad, sola en un ático sin ascensor. Espacioso, y decorado muy moderno. Desde que se mudó de su país natal siempre había tenido el sueño de vivir en el centro, en su propio piso y tras trabajar mucho lo logró.

– Necesito compañía, tal vez una mascota o un compañero de piso.

Como era fan de las series empezó una nueva y se olvidó por un momento del mundo. De repente suena el teléfono.

– «Señorita MORETTI?

– Sí, soy yo.

– Le llamamos de ELOÏSE, mantuvimos una reunión con usted esta mañana.

– Sí, buenas tardes, tenemos alguna novedad?

– Efectivamente, la empresa quiere contar con usted. Le esperamos mañana a las 9 para concretar los detalles.

– Genial, muchísimas gracias, allí estaré.

Mía estaba desbordada de felicidad, sabía que finalmente conseguiría algo así. Por supuesto que lo comunicó en el chat de amigas:

– ¡¡Tías!! ¡Me ha contratado!

-Todas felicitaron a Mía ya que era un logro muy importante, nada más y nada menos que en ELOÏSE, la empresa de moda francesa que tanto les gusta a todas.

– Bueno Mía, ahora tendrás que conseguirnos descuentos en ropa o te declaramos persona no grata en el grupo, bromeó Cecilia, que era una de las amigas de la infancia de Mía, que también se mudó a esta ciudad para buscar nuevas oportunidades.

Cecilia era médico, y estaba trabajando como neuróloga en el hospital principal de la ciudad.

– ¡Olé Mía! Tendremos que celebrarlo no?

Dijo Sandy, que había vuelto recientemente de Alemania.

Qué tal si quedamos en Nuba, el domingo hay cena gratis.

-Este finde lo petamos, dijo Mía.

Os dejo amores, me voy a preparar un outfit de triunfadora para mañana,

Mía repasó su armario:

– Mm.. profesional pero moderna.

¡Lo tengo!

Pantalones de pinza grises, stilettos negros pero no tan altos, camisa blanca y blazer gris.

dicen que toman más en serio a la gente con cabello liso, pues mañana cabello liso y coleta.

¡Allá vamos mundo!

Mía se durmió, pero su mente estuvo despierta toda la noche, estaba planeandolo todo:

Cómo entrar, qué decir, como poner las manos y brazos… «no los cruces, parecerá que estás a la defensiva», mirada fija, segura pero no creída, etc etc.

 

7H00: Suena la alarma de Mía, cold play de fondo.

¡Vamos Mía vamos!

Hoy empezaremos un nuevo capítulo, un capítulo interesante en tu camino al éxito.

(Estaba eufórica, llena de vida y de luz)

¡Ring! (tono de mensaje)

– El tío del tinder del otro día.

Madre mía, el pesado este otra vez.

«No puedes ser tan irresistible Mía, por favor. (Bromeaba para sí misma mientras se tomaba un café…)

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here